viernes, 10 de diciembre de 2010

Braquimetatarsia


La braquimetarsia es un cuadro congénito que consiste en el crecimiento anormal de un metatarsiano (hueso del pie) y que se manifiesta como un "dedo corto". Afecta más a niñas que al entrar en la adolescencia ven que el 4º dedo de su pie pierde longitud respecto a los otros y se eleva. Si bien potencialmente esta situación va a afectar la funcionalidad del pie, es su aspecto estético el que hace indispensable buscar su resolución.




Este cuadro tiene una alternativa reconstructiva en su solución que es el alargamiento con fijador externo, técnica que viene a resolver un problema que hasta hace pocos años no tenía mas solución que aceptar de por vida esta condición. El alargamiento con fijador externo es una técnica que requiere una mínima hospitalización para instalar el sistema, pudiendo la niña caminar muy pronto pensando siempre en alterar lo menos posible su diario vivir. Es la familia y ojalá la misma niña la encargada de manipular el instrumental para lograr y mantener el alargamiento adecuado, siempre supervisados por su traumatólogo. El aparato se retira una vez que hay presencia de hueso sólido en el hueso afectado, lo que se hace en la consulta del doctor ya que para eso no se necesita anestesia. Por todo esto este procedimiento se ha tranformado para el autor en la primera alternativa de tratamiento para un problema que, de no resolverse, trae en forma inevitable consecuencias sobretodo psicológicas para la niña afectada por esta condición.

*Por problemas de manejo de la cantidad de comentarios, les pido sus preguntas en la nueva entrada sobre este tema, NO aca
gracias

lunes, 26 de julio de 2010

Información médica e Internet

Debido a su universalidad y a la cantidad de sitios disponibles, el acceso vía web a información médica para público general nunca había sido tan expedita. Pero, ¿que tan confiable es esa información?
Muchos padres se informan a través de internet respecto a síntomas, diagnósticos e incluso tratamientos lo que es muy bueno. El detalle es que los sitios visitados tratan temas de salud sin estar dirigidos específicamente al tema que nos interesa, y si lo están, estamos confiando en ello sólo por nuestro criterio que no es técnico.
Por ejemplo, nuestro doctor nos habla de la evolución y la necesidad absoluta de tratamiento de nuestro hijo con displasia de caderas con un arnés de Pavlik, el bebe con su arnés puesto "se ve tan incómodo" o "llora inconsolablemente" por lo que los padres son criticados por su familia por "hacer sufrir al niño". Alguien menciona excelentes resultados con el uso de "doble pañal" de un conocido, el padre lo busca por internet y ¡sí!, encuentra un sitio donde "alguien" explica que los niños con esa enfermedad se mejoran con doble pañal (¡!). Entonces, adiós controles con el doctor que fue capaz de indicar algo tan extremo siendo que un par de pañales también sirven (?).
¿dónde está el error? Buscamos lo que queremos encontrar, que no necesariamente es lo mejor en temas tan delicados como la salud de nuestros hijos.
¿Qué hacer? Existen muchísimos recursos técnicos en la web que por supuesto también deben ser analizados y filtrados con conocimiento y experiencia y es sin duda su doctor quien está preparado para ello (lo siento, no es usted). No reste importancia a por lo menos 10 años de formación médica exclusiva en una especialidad ni la experiencia que dan años de estar enfrentado día a día situaciones que para usted son nuevas, pero no para nosotros.

La visión crítica y responsable de la información médica a través de internet, le pido también sea aplicada a este blog.

miércoles, 14 de julio de 2010

Juanetes (Hallux Valgus)


La desviación del 1°ortejo (dedo gordo del pie) hacia adentro del pie no es un cuadro infrecuente de ver en niños. Si bien en un comienzo no va mas allá de ser un problema estético, a medida que pasa el tiempo existe la posibilidad de que progrese, duela y se altere de tal forma la anatomía del pie que ni siquiera la cirugía logre un resultado 100% satisfactorio.

Su origen concreto es desconocido pero habría una predisposición genética reconociéndose además como probables agravantes el pie plano y el uso de zapatos estrechos y con tacos elevados. Sin embargo, su causa específica aún se desconoce.

Existen varias alternativas quirúrgicas en lo que se refiere a tratamiento y la mayoría de los especialistas considera el realineamiento del hueso alterado como solución óptima; el manejo con separadores de dedos y aparatos similares tiene escasa o nula utilidad.

El momento ideal para la cirugía para nuestros pacientes es alrededor de la adolescencia donde aún no hay alteraciones irreversibles en el pie; a su vez, no existe una contraindicación absoluta para la cirugía en niños pequeños, pero parece lógico esperar entre otras cosas para evitar una recidiva precoz.


Las imágenes corresponden a un paciente operado con la técnica de elección del autor, mínimamente invasiva, no requiere yeso y permite que incluso dentro de la primera semana desde la cirugía el niño camine (con ayuda). La correción se mantiene con un elemento metálico que se retira al mes de evolución en la consulta, momento a partir del cual ya puede caminar con normalidad.

sábado, 12 de junio de 2010

¿Zapatos formativos?


¿Le pondría guantes a su hijo para que sus manos adquieran estabilidad y así escribir mejor?
Existe en nuetra cultura y de forma absolutamente arraigada la idea de que el niño necesita zapatos formativos para:
"Aprender a caminar"
"Caerse menos"
"No tener pie plano"
"Caminar derecho"
"Enderezar sus rodillas"


Debemos comenzar entonces preguntándonos porqué los seres humanos usamos zapatos, la respuesta principal es clara: porque como sociedades modernas no toleraríamos no hacerlo. Si bien es clara la protección que logramos en nuestros pies al usar calzado, esto no debe servirnos para atribuir otras tipo de características a algo que es solamente otra prenda de vestir. O sea:

¿Aprender a caminar?: Tengamos la certeza absoluta de que con o sin zapatos, su hijo va a aprender a caminar. Sus condiciones de normalidad neurológica y de desarrollo del aparato locomotor son las que finalmente hacen que caminemos.

¿Caerse menos?: En general, un niño que se cae es un niño sano. Caerse es parte del aprendizaje que logramos al explorar nuestro mundo; por lo tanto, un niño que no se cae debiera preocuparnos más (¿Por qué esta tan inactivo este niño que ni siquiera se cae?)

¿No tener pie plano?: La forma que van a tener nuestros pies está dada por una estructura ósea que se hereda de nuestro padres. Para que los pies del niño (con arco plantar o sin él)funcionen óptimamente deben tener un adecuado desarrollo muscular, de tendones, ligamentos e incluso de la piel plantar. Esto se logra ejercitando las extremidades inferiores al caminar, correr, saltar, etc. y no por usar o no zapatos.

¿Caminar derecho?¿Enderezar rodillas?: Ambas características dependen de la estructura ósea que tiene el niño (con la que nace) y que son claramente evolutivas a medida que el niño crece. Un zapato no va a cambiar esto.

Por lo tanto, no quitemos a nuestros niños la valiosa oportunidad de desarrollar pies sanos recibiendo y respondiendo al estímulo que significa para ellos y específicamante para sus pies el caminar y correr en contacto lo más directo posible con el suelo. Si bien por necesidad de protección y por situación cultural debemos usar zapatos, favorezcamos el uso de zapatillas lo mas cómodas posibles: blandas, flexibles, anchas, que NO tengan caña alta y con una suela y plantillas delgadas y SIN arco plantar incluído.

¿"Zapatos formativos"? Usted decide.

* La imagen corresponde a Abebe Bikila ganando el maratón de las olimpiadas de Roma en 1960... corriendo descalzo.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Cirugía en Pie Plano


La alternativa quirúrgica para tratar el pie plano existe desde hace muchos años; sin embargo, estaba reservada sólo para pacientes muy específicos (ej.: parálisis cerebral), era una cirugía bastante agresiva y no siempre con los mejores resultados. Actualmente disponemos de una técnica quirúrgica ("Calcáneo Stop") mucho menos invasiva y mucho mejor tolerada por el paciente pediátrico, que deja una pequeña cicatriz y que usa un tornillo quirúrgico para cambiar la relación entre los huesos del pie sin cortarlos y asi normalizar su forma y eliminar las molestias. Dicho elemento se mantiene en su lugar por 2 años y se retira en un procedimiento quirúrgico similar por la misma cicatriz.
Recuperación.
Si bien después de la cirugía (y si el niño quiere), puede empezar a caminar al día siguiente, la indicación habitual es reposo relativo, analgesia oral y frío local hasta el primer control postoperatorio (una semana). El regreso a la actividad deportiva ocurre generalmente a los dos o tres meses dependiendo de como se sienta el niño, sobretodo porque debe acostumbrarse a caminar y correr con "pies nuevos", proceso muy individual y que puede prolongarse por algunos meses más.
Indicaciones.
Gracias a esta cirugía, la indicación se ha ampliado a niño de 8 años o más, con pie plano moderado a severo, con molestias y dolor en sus pies sin respuesta a los métodos de tratamiento ortopédicos tradicionales.